Antes de iniciar la quimioterapia, las pacientes que deseen ser madres pueden optar por la vitrificación de óvulos y la fecundación in vitro

 

Bogotá, Colombia. Octubre de 2022. Después de recibir un diagnóstico de cáncer de mama, muchas mujeres jóvenes que aún no tienen hijos se preocupan por la posibilidad de ser infértiles; debido a los efectos secundarios que generan las quimioterapias, que pueden afectar la disminución de la reserva ovárica o en algunos casos, se pueden presentar signos de menopausia precoz.

 

De acuerdo con Nubia Bautista, subdirectora de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud y Protección, “la mortalidad por cáncer de mama en mujeres va en ascenso anualmente. Mientras que en 2009 se registraron 2.243 muertes, en 2019 fueron 3.535, lo que representa un incremento del 36,5% y que en una década cobró en total la vida de 22.174 mujeres entre los 30 y 70 años”.

 

En la última década, la preservación oncológica de la fertilidad ha sido una opción que facilita la futura maternidad. Sin embargo, existen factores de riesgo que afectan la maternidad de las mujeres, los cuales se pueden presentarse por:

 

· Edad del paciente

· El tipo y la dosis de fármacos utilizados en el tratamiento

· Radiación administrada en el cuerpo donde se aplica la dosis

· El tipo de cáncer

 

En este contexto, Carolina Rivera médica genetista de Dasa Genómica Colombia y presidenta de la Asociación Colombiana de Genética Humana, expresa que,“ las mujeres con cáncer deben recibir un adecuado asesoramiento en el momento del diagnóstico en cuanto a la opción de la congelación de óvulos que permite la posibilidad de un embarazo al finalizar el tratamiento, esta opción ya está disponible en Colombia”.

 

Preservación de la fertilidad

Al iniciar los procedimientos para el tratamiento del cáncer de mama, es posible realizar el estímulo para la obtención de óvulos. El proceso debe realizarse antes de iniciar la quimioterapia y después de la mastectomía. Luego, los óvulos se congelan con un método conocido como vitrificación. Después de la finalización completa del tratamiento del cáncer, es decir, incluido el período de uso de medicamentos específicos para el control de la enfermedad, que puede durar de tres a cinco años y luego de la liberación del mastólogo oncológico, la paciente puede hacer uso del material que ha sido congelado para intentar el embarazo.

 

Nilka Donadio, consultora en reproducción humana y medicina fetal de Dasa Genómica, el brazo de genómica de Dasa, la red de medicina diagnóstica más grande de Latinoamérica señala que, “frente al diagnóstico de cáncer de mama, por la angustia de iniciar inmediatamente el tratamiento, muchas pacientes terminan sin ser orientadas sobre la posibilidad de la preservación oncológica de la fertilidad. Esas mujeres no tienen que sufrir doblemente, o sea, con la enfermedad y luego con la infertilidad”.

 

Factor genético

 

Los antecedentes familiares también deben tenerse en cuenta al diagnosticar el cáncer de mama. La Dra. Nilka señala que, “la necesidad de realizar pruebas genéticas que puedan evaluar la posibilidad de una herencia de la enfermedad. La predisposición hereditaria en los casos de cáncer de mama es un tema cada vez más estudiado”.

 

Alrededor del 5% de los pacientes con este tipo de cáncer tienen un síndrome genético. Más comúnmente, se observan mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2, que aumentan el riesgo de por vida de desarrollar cáncer de mama y de ovario.